Di, “pa-ta-ta” y sonríe para el photocall de tu boda!

Las bodas están cambiando, evolucionando o sucumbiendo ante nuevas tendencias. Por ejemplo, ya no nos van las fotos en grupo posadas y rígidas, ahora deseamos que el momento ‘fotos’ sea muy natural. Por eso estamos convencidas de que disfrutaréis a lo grande poniendo en práctica esta entretenida idea para capturar el lado más distendido y saleroso de vuestros invitados.

Conocido bajo el nombre de photocall, este no es más que un espacio habilitado para que los invitados posen desenfadadamente y sonrían abiertamente para las fotos de la boda.

Un sencillo cartel será el encargado de invitar a amigos y familiares al photocall, el cual se define colgando una cortina, loneta o estructura de madera especialmente decorada y que servirá de fondo para las fotos. Un fotógrafo profesional o una cámara con temporizador colocada sobre un trípode serán los encargados de realizar las fotografías.

Leído hasta aquí la propuesta del photocall se plantea como una forma de evitar las comprometidas fotos de grupo y de apelar por fotos más naturales y relajadas. Pero si incluimos a la idea toda una seria de gadgets o atrezzo carnavalescos y coloridos lograremos hacer pasar un momento único a los invitados e inmortalizarlos mostrando su lado más gracioso: gorros, chisteras, pelucas, bigotes y barbas postizas, labios rojos, gafas gigantes, boas de plumas o collares de flores, son algunos de los objetos divertidos con los que personalizar el photocall.

Al photocall también se le conoce como photo booth, aunque este último realmente es lo que, en español, llamamos fotomatón. Si, las típicas cabinas de fotografías instantáneas resurgen para prestar su servicio y poner la nota divertida en las bodas; los invitados podrán hacerse las fotos al momento y llevárselas de recuerdo.

Existen empresas especializadas que alquilan los photo booth o fotomatones, por el contrario los photocall son una idea sencilla que podéis hacer y personalizar vosotros mismos al más puro estilo ‘do it yourself’.

Pero ya sea con un photocall o con un photo booth lo importante es el resultado: unas alegres, y divertidas fotografías. Porque no hay nada más emotivo que recordar con imágenes todo lo que disfrutaron nuestros amigos y familiares el día de la boda.

 

Visto en: Tendencias de Bodas

Anuncios